(Foto: VTV).
(Foto: VTV).

Caracas, 09 de mayo de 2017.- La persona que agredió a la hija del alcalde de Caracas, Jorge Rodríguez, es Deborah Goldberg Solomovic, amiga de Lilian Tintori, esposa del ultraderechista Leopoldo López, condenado en 2015 a  13 años de prisión por los delitos de determinador en el delito de incendio intencional, instigación pública, daños a la propiedad pública y asociación para delinquir con ocasión a los hechos de violencia en febrero de 2014.

El propio dirigente revolucionario, al conducir este lunes el espacio Política en el Diván, de VTV, reveló que Goldberg Solomovic, de 40 años, “salió de Venezuela en el año 2006, a vivir a Estados Unidos. Es una persona pudiente, de dinero. Su familia tiene mucho dinero; la mayor parte de ese dinero hecho aquí en Venezuela y que ahora está afuera, depositado en bancos en el exterior”.

Denunció que la mujer “se considera con el atributo de agredir personas. Tiene una mejor amiga: Lilian Tintori y Franco Tintori (hermano). Esta señora está en permanente comunicación con Tintori. Todo es una patraña urdida para lograr que sea el odio que se imponga. No van a poder con el amor, la entereza, la valentía que demostró Lucia”, aseguró.

Goldberg Solomovic hizo con mi hija lo mismo que los nazis hicieron con sus abuelos en las calles de Munich, de Berlín, en la década del 30, del 40 (…) Comenzaron a perseguir a los judíos, a decir que eran diferentes, a golpearlos sin ton ni son, a insultarlos, a decirles ‘perros’, a obligarlos a arrodillarse, a expulsarlos de los institutos educativos y no se detuvieron, siguieron, no se detuvieron hasta que asesinaron a más de seis millones de judíos, de comunistas, de homosexuales, a todos los que consideraron diferentes a ellos, sujetos de su odio”.

En contraparte, el alcalde Rodríguez indicó que “Lucía Rodríguez es una joven pacífica en el sentido más extenso de la palabra, una joven que ama la naturaleza, las flores, la vida, la poesía, sencilla y buena, que nunca ha odiado a nadie, que ha sido víctima de odio de otros y que siempre ha respondido de la misma manera, con valentía, con entereza, defendiendo lo que ella es, una atleta, persona con sensibilidad, que ha escrito bellos poemas desde los 11 de edad”.

Rechazó que “fue víctima del odio puro y simple, del odio banal, estúpido, de ese germen racista, fascista, que se ha venido incubando en algunos sectores de la sociedad venezolana”. /