(Foto: Unidad Ciudadana).
(Foto: Unidad Ciudadana).

Caracas, 07 de diciembre de 2017.- “Me acusan de traición a la patria, una acusación sin fundamentos. Es un insulto al sistema de este país. No creo que los argentinos, más allá de la valoración que tengan de nuestros gobiernos, sean capaces de traicionar a la patria”, aseveró este jueves la expresidenta de Argentina y senadora por Unidad Ciudadana, Cristina Fernández, en relación con la acusación hecha por el juez Claudio Bonadio por el caso del atentado a Asociación Mutual Israelita Argentina (AMIA) ocurrido en 2004 en Buenos Aires, capital del Argentina.

Bonadio acusó a la exmandataria de traición a la patria, con prisión preventiva, con el Memorándum con Irán vinculado con el ataque.

Fernández, en una rueda de prensa, explicó que el juez Bonadio “sostiene que los dos atentados terroristas, el de la embajada (de Israel en Buenos Aires en 1992) y de la AMIA, son actos de guerra, porque es la única manera que encontró en su mundo jurídico para ‘traer de los pelos’ la figura de traición a la patria, que solo puede producirse en caso de que nuestro país se encuentre en guerra”.

Fernández insistió en que se trata de “hostigamiento y humillación y son medidas que degradan aún más la justicia argentina y señalan al Gobierno y al presidente (Mauricio) Macri como el máximo responsable de una organización política y judicial para perseguir a la oposición”.

“Argentina necesita soluciones y respuestas a los problemas que tienen millones de argentinos: los jubilados necesitan saber que los haberes no van a ser disminuidos, que los trabajadores necesitan saber que su fuente de trabajo va a ser defendida y no precarizada; los argentinos necesitan saber que sus chicos van a poder ir a la universidad, que van a tener un futuro y una esperanza”, garantizó la dirigente.

Bonadio dijo que tomó esta decisión ya que considera que la exmandataria puede “entorpecer” la causa, abierta por la denuncia por encubrimiento que el fiscal Alberto Nisman realizó en enero de 2015 contra ella y varios miembros de su gobierno cuatro días antes de aparecer muerto en condiciones que todavía se investigan. /