Caracas, 15 de marzo de 2017.- Un grupo de investigadores argentinos y brasileños descubrió que la rana punteada (Hypsiboas punctatus), conocida por ser una especie común en países como Argentina, Bolivia y Brasil, entre otros, en realidad es fluorescente.

Foto: Archivo
Foto: Archivo

La fluorescencia en los seres vivos, según explican, es un fenómeno físico por el que un cuerpo que recibe luz a una determinada longitud de onda, la devuelve a otra longitud de onda mayor. De allí que, en la naturaleza, encontremos peces, tortugas, escorpiones y hasta loros fluorescentes, reseña Telesur en su portal web.

Pero este es el primer caso detectado especies de anfibios que absorben la luz en la franja ultravioleta del espectro electromagnético y la emite en la región azul a verde. Observaron que la fuente de la luz no estaba en las células pigmentarias que son las responsables de sus colores y de la fluorescencia en otros animales.

También hallaron otras dos moléculas secundarias en las secreciones glandulares que tienen que ver con la fluorescencia. Luego, midieron la intensidad de la luz extra emitida por las ranas.

“Nuestros cálculos muestran que la fluorescencia aporta desde el 18.5 por ciento de la luz en las noches de luna llena hasta el 29.6 por ciento durante el crepúsculo”, señalaron los investigadores. La fluorescencia cumple diversas funciones en otros animales, pero todavía en las ranas es indescifrable.

Los investigadores creen que la biofluorescencia les ayuda a desenvolverse durante la noche, comunicarse y, quizá, encontrar pareja.