1

Caracas, 13 de septiembre.- “Creo en el debate de las ideas, en la libertad de expresión, en la política como ejercicio de expresión de ideas, siento que solo el diálogo es el camino para abordar las diferencias”, dijo el Presidente de la República Bolivariana de Venezuela, Nicolás Maduro, ante el anuncio del restablecimiento de las mesas de diálogos entre Gobierno y oposición en República Dominicana, anunciado por el canciller francés, Jean-Yves Le Drian.

Este diálogo, como el de años anteriores, ha sido aceptado por parte del Jefe de Estado venezolano, pero también un  llamado reiterado desde el inicio de su administración en 2013.

Tras su victoria obtenida en abril de ese año, el Presidente Maduro convocó a los partidos políticos reunidos en la Mesa de la Unidad (MUD) al intercambio de ideas para abordar diversos temas nacionales.

La convocatoria al diálogo no encontró eco en la dirigencia opositora. Por el contrario, los días siguientes a la elección presidencial fueron marcados por hechos violentos que dejaron un saldo de 11 muertos, ante la negativa de aceptar los resultados ofrecidos por el Consejo Nacional Electoral (CNE).

A fines de ese año, tras las elecciones municipales, una vez más el Jefe de Estado venezolano llamó a sus adversarios a participar en una reunión conjunta celebrada en el Palacio de Miraflores y a donde asistieron los alcaldes –chavistas y opositores- recién electos.

No obstante, dos meses después en febrero de 2014, se activó el plan “La Salida” cuyos dirigentes Leopoldo López de Voluntad Popular y María Corina Machado de Vente Venezuela, plantearon el derrocamiento por vía extraelectoral del Presidente Maduro, a menos de un año de su mandato.

Dato: Las acciones que se desarrollaron como parte de “La Salida”, dejó un saldo de más de 40 fallecidos, entre ellos efectivos de la Policía Nacional Bolivariana (PNB), Guardia Nacional Bolivariana (GNB), ciudadanos asesinados por la acción de grupos irregulares, así como de la acción extrajudicial de funcionarios de seguridad.

Tras dos meses y medio de violencia política, se abrió un nuevo espacio de diálogo esta vez con el apoyo de los cancilleres de Colombia, Brasil y Ecuador, además de un representante del Vaticano.

En aquella oportunidad, el diálogo fue transmitido en Cadena de Radio y Televisión, desde el palacio de gobierno. Dirigentes como Henry Ramos Allup, de Acción Democrática, y Henrique Capriles, de Primero Justicia, manifestaron abiertamente sus puntos de vistas frente al país.

Las expectativas con relación a aquel encuentro nuevamente fueron frustradas cuando el dirigente Ramón Guillermo Aveledo anunció que no participaría en la propuesta de crear una Comisión de la Verdad sobre los hechos violentos de los meses de febrero-abril de 2014.

En 2015 el camino no fue distinto. En octubre de ese año la oposición desestimó la oferta del Presidente Nicolás Maduro, para un diálogo nacional en el Palacio de Miraflores en función de los grandes objetivos de desarrollo del país.

Tras los resultados de las elecciones parlamentarias de diciembre, el Jefe de Gobierno nuevamente invitó a la oposición a un espacio de interlocución necesario para la reconciliación en Venezuela, sin embargo, la oposición rechazó la petición.

2016: reuniones exploratorias

En marzo de 2016, la representación de la MUD aceptó una primera reunión exploratoria en República Dominicana. El diálogo fue acompañado por la Unión de Naciones Suramericanas (Unasur) y participó el expresidente del gobierno de España, José Luis Rodríguez Zapatero, de Panamá, Martín Torrijos y de República Dominicana, Leonel Fernández.

No fue sino hasta el 30 de octubre de ese año que el Gobierno y algunos miembros de la oposición se sentaron en una mesa de diálogo privada con acompañamiento del Vaticano y Unasur.

2017: Oposición insiste en la vía extra electoral

Para este año, el diálogo en privado, en las que actores políticos tanto del Gobierno como de la oposición continuaron. Incluso durante los meses entre abril y julio, cuando desde ese sector político llamó a las calles a su militancia.

Alrededor de 100 muertos dejó la jornada bajo el argumento de presionar un adelanto en las elecciones, las cuales no figuran en la Constitución de 1999.

En mayo, el Presidente Maduro convocó a la elección de una Asamblea Nacional Constituyente (ANC), de acuerdo a las facultades que la carta magna le otorga para impulsarla, como un espacio de diálogo ampliado en el que participen la diversidad de sectores sociales y político.

El 30 de julio, más de 8 millones de venezolanos participaron en la elección y la violencia opositora perdió su fuerza. Se restableció los canales políticos de conversación y una nueva agenda focalizada en el tema económico y la comisión de la verdad.

Ahora, un nuevo canal de reconocimiento entre los actores políticos vuelve a iniciarse en República Dominicana. En la agenda son muchos los pendientes, pero un aspecto es fundamental, que una y otra fuerza política asuman la coexistencia pacífica en el marco de la constitución, solicitud que al menos cuenta con el apoyo explícito del Presidente Maduro.   /CP

1

Fuentes:

http://www.bbc.com/mundo/noticias/2014/04/140411_venezuela_dialogo_oposicion_maduro_dp

http://www.bbc.com/mundo/noticias/2013/12/131219_venezuela_maduro_oposicion_dialogo_dp

https://www.telesurtv.net/telesuragenda/El-dialogo-en-Venezuela-20161027-0057.html