Rousseff destacó que el gobierno golpista de Temer está sin rumbo por el nuevo escándalo de corrupción. | Foto: Reuters
Rousseff destacó que el gobierno golpista de Temer está sin rumbo por el nuevo escándalo de corrupción. | Foto: Reuters

Brasilia, 19 de mayo de 2017.- La presidenta constitucional de Brasil, Dilma Rousseff, reiteró este viernes que solo mediante elecciones directas inmediatas se podrá solucionar la grave crisis política que atraviesa el país.

“En la democracia la regla es clara: el poder emana del pueblo y en su nombre es ejercido; ninguna elección indirecta tendrá la legitimidad para sacar del país del abismo en el que fue sumergido, la única salida para la crisis son elecciones directas, ¡ya!”, escribió Rousseff en Facebook.

La mandataria, quien fue destituida mediante un golpe parlamentario, aseveró que la crisis brasileña inició en noviembre de 2014 por el “rechazo de los golpistas” de los resultados electorales, que le dieron a ella la victoria. Asimismo, indicó que esto se agravó con el juicio político fraudulento en contra.

“Brasil continúa sangrando con los retrocesos impuestos por el gobierno golpista; ahora está sin rumbo, ante las graves acusaciones lanzadas en los últimos días”, sostuvo la líder.

Los brasileños han salido a las calles para reclamar la renuncia del presidente de facto Michel Temer y exigir la realización de elecciones directas inmediatas.

Las protestas iniciaron luego de la publicación de audios en los que se escucha a Temer autorizando un pago mensual de 2 millones de reales (637.000 dólares) al expresidente de la Cámara de Diputados, Eduardo Cunha, para que este no revelara detalles de la corrupción de Petrobras.

Tras la publicación de los audios, los parlamentarios de Brasil solicitaron un impeachment, pero si Temer es destituido la Constitución prevé una elección indirecta: el Congreso Nacional escoja a un sustituto. Esto ha sido calificado por el pueblo como una maniobra de la derecha para evitar elecciones directas.

Para poder convocar elecciones antes de 2018 habría que modificar la Carta Magna.

Michel Temer era el vicepresidente de la República en el gobierno de Rousseff, y presidente nacional del Partido del Movimiento Democrático Brasileño (PMDB) que junto a Cunha tramaron todo el proceso de golpe de Estado parlamentario para despojar a la mandataria de su cargo legítimo.

Foto archivo agencias
Foto archivo agencias

VTV/TeleSUR