Foto: Archivo

Caracas, 07 de enero de 2017.- Eliécer Otaiza Castillo, político y revolucionario, quien dedicó su vida y carrera a defender las causas justas del pueblo venezolano, nació en Valencia, estado Carabobo, en el año de 1965.

Otaiza cursó estudios en la Academia Militar y obtuvo el título de Licenciado en Artes y Ciencias Militares. Es en esta institución conoció a Hugo Chávez, cuando el Líder de la Revolución Bolivariana se desempeñaba como instructor de las materias de Historia Militar y Cátedra Bolivariana.

Tiempo más tarde incursionó en la Universidad Simón Bolívar (USB), lugar donde realizó una maestría en Ciencias Políticas.

Luego del pronunciamiento militar del 4 de febrero,  se identificó con el llamado revolucionario de hacer patria y dignificar al pueblo que hiciera el Comandante Chávez.

Con tan solo 27 años de edad y siendo subteniente, formó parte de la rebelión cívico-militar del 27 de noviembre de 1992, en la que resultó herido en combate. Posteriormente, estuvo en prisión por estos eventos hasta 1994, año en que salió en libertad.

Foto: Archivo

Este luchador de la Revolución Bolivariana fue miembro del Movimiento Quinta República (MVR) y participó de la Asamblea Nacional Constituyente en el año 1999.

En diciembre del año 2013 fue escogido por el pueblo como concejal por voto lista en el municipio Libertador por el Partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV) y nombrado Presidente de la Cámara Municipal.

Además, impulsó el Plan Caracas Rueda Libre, promovido por la Alcaldía de Caracas, cuyo fin era masificar la práctica del ciclismo como actividad deportiva y recreativa de la población en espacios públicos recuperados.

Luego de su trayectoria como luchador socialista, Otaiza es asesinado el 25 de abril del 2014.

El Presidente de la República Bolivariana de Venezuela, Nicolás Maduro, denunció en esa oportunidad, ante el pueblo venezolano, que el crimen fue planificado y perpetrado por el gobierno de los Estados Unidos con el propósito de hacerlo parecer un crimen de violencia.

Estos acontecimientos forman parte de un espiral de violencia que se inició con las guarimbas perpetradas por la extrema derecha venezolana y factores internacionales en el primer trimestre del año 2014, en la cual se desencadenaron asesinatos a líderes revolucionarios como el diputado Robert Serra y su compañera María Herrera el primero de octubre de ese mismo año. /XN