Rigoberta Menchú2

Caracas, 09 de enero de 2017.-  La defensora de los Derechos Humanos (DDHH), embajadora de Buena Voluntad de la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (Unesco) y ganadora del Premio Nobel de la Paz 1992, Rigoberta Menchú Tum, nació el 09 de enero de 1959 en Chimel, pueblo del municipio de Uspatán en Guatemala.

La combatiente indígena es miembro del grupo Maya Quiché. Su padre Vicente Menchú participó activamente en las luchas de los originarios.

Menchú desde niña trabajó en el campo al igual que sus progenitores.

Entre la infancia y su juventud estuvo reflejada la pobreza, la discriminación racial y la violenta represión con la que las clases dominantes guatemaltecas arremetieron contra los campesinos.

La defensora de DDHH presenció el asesinato de su hermano de 16 años por los terratenientes que buscaban despojar a los aborígenes de sus tierras.

A los 19 años, comenzó a militar en el Comité de Unidad Campesina (CUC) en defensa de una Justicia Social en su país, mientras el ejército nacional del país centroamericano llevaba a cabo su campaña de tierra arrasada contra la población.

Algunos integrantes de su familia, incluida su madre, fueron torturados y asesinados por el régimen; su padre murió con un grupo de campesinos que se movilizaron hacia la embajada de España en un acto de protesta, cuando la policía incendió el local quemando vivos a los que estaban dentro del recinto (1980).

La líder indígena se exilió en México, donde publicó su autobiografía en 1983. Recorrió el mundo con su mensaje de luchas para proteger los derechos de los pueblos originarios y consiguió ser escuchada en las Naciones Unidas.

Rigoberta Menchú en el año 1988 regresó a Guatemala, protegida por su prestigio internacional, continuó denunciando las injusticias en su país.

Con los recursos financieros que recibió con el galardón del premio Nobel de la Paz estableció la Fundación Rigoberta Menchú Tum, con sede en Guatemala y oficinas en la ciudad de México y Nueva York (Estados Unidos).

Además recibió el Premio Príncipe de Asturias en 1998.

Su libro Me llamo Rigoberta Menchú, y así me nació la conciencia, se publicó en 1983, y desde entonces ha sido reeditado y traducido a muchos idiomas.

“La paz no es solamente la ausencia de la guerra; mientras haya pobreza, racismo, discriminación y exclusión difícilmente podremos alcanzar un mundo de paz“.   /EM

Rigoberto Menchú Tum

Fuente: Biografías y vidas