Caracas, 14 de marzo de 2013.- En la celebración del Día Nacional del Pescador se reflexiona  sobre una de las más formas más invasivas y destructivas  del ecosistema marítimo.

La festividad fue decretada el pasado 14 de marzo de 2010 por el  Comandante Hugo Chávez, y se reconoció a estos trabajadores del mar como impulsores de la productividad venezolana y también como defensores  de las especies que habitan en el mar y su entorno.

En esta conmemoración el llamado es a quienes atentan contra la naturaleza,  mediante  una de las prácticas más destructiva  del ecosistema marítimo  como es la pesca de arrastre que, según lo establecido en la Ley de Pesca y Acuicultura,  está prohibida en todo el territorio venezolano.

La pesca de arrastre consiste principalmente en el uso de  una red en forma de calcetín, que se remolca desde una embarcación manteniéndola abierta con el objetivo de atrapar la mayor cantidad de peces posibles.arrase5

Daños irreversibles

La utilización de este método de pesca ha provocado una gran problemática ambiental en los lugares donde es practicada ya que causa daño a las especies que no tienen relación con el negocio pesquero, es decir, son arrasados elementos del biosistema marino o son gravemente dañados por el proceso.

Por  el diseño de las redes que se usan en esta práctica, se da el aplastamiento y destrucción de organismos como algas, plantas marinas, anemonas, esponjas, entre otros.arrastre3

Incluso animales más grandes tales como gusanos marinos, erizos marinos, tortugas, crustáceos, e incluso ciertos tipos de aves pueden llegar a verse atrapados en el proceso del arrastre.

Otra manera indirecta en la que esta práctica afecta a otros organismos es que las redes, al remover y escarbar en el fondo, destruyen el refugio de diversos organismos que se encuentran enterrados en el suelo y por lo tanto quedan visualmente expuestos a sus depredadores.

También organismos tales como las esponjas y los corales son esenciales para el mantenimiento del equilibrio y de la vida en los ecosistemas marinos. Estos dos organismos son los que se encargan de conformar los arrecifes de corales, los cuáles son el hábitat de miles de peces y otras especies, por lo que son los responsables de mantener la biodiversidad en el ecosistema, y por  lo tanto, la destrucción de estas estructuras por obra de la pesca de arrastre provoca grandes desastres ecológicos.

La destrucción del equilibrio ecológico que produce la pesca de arrastre también ocasiona importantes consecuencias en los depredadores del mar. Esto sucede debido a que al verse reducidas las especies de peces de los cuáles estos depredadores se alimentan, se van quedando sin fuente de alimento, por lo que las poblaciones de depredadores se ven reducidas./