29217Alirio-Palacios-Imposibles-def

Caracas, 11 de septiembre de 2017- En el año 2015, el 11 de septiembre, el artista Alirio Palacios falleció en Caracas, a la edad de 77 años, luego de sufrir diversas complicaciones de salud, cuando le realizaban una intervención quirúrgica para colocarle un marcapasos.

Nació en Tucupita, estado Delta Amacuro. Pasó su infancia en el campo petrolero de San Tomé, estado Anzoátegui, donde curso la primaria.

Sus estudios de secundaria los hizo en la población de El Tigre, también estado Anzoátegui. Se traslada a Caracas para seguir arte puro y artes gráficas en la Escuela de Artes Plásticas y Artes Aplicadas, donde estudia con Alejandro Otero, Mateo Manaure, Rafael Ramón González, Gert Leufert y Gego.

A su egreso del plantel, en el año 1959, es un pintor paisajista, tendencia de la que se irá apartando.

En el Salón Oficial de 1961 recibe el Premio Roma, con el que da inicio a una serie de viajes de estudio por ciudades y centros de enseñanza artística del mundo: cursa pintura en la Academia de Bellas Artes de Roma, 1961; grabado en la Universidad de Bellas Artes de Pekín, 1962-1965, y aguafuerte y diseño en la Universidad de Arte de Varsovia, 1968.

Asimismo, grabado en la Academia de Arte de Berlín Occidental, 1969; artes gráficas en el Centro de Grabado Contemporáneo de Ginebra, 1973-1974; mezzotinta en la Universidad de Cracovia, 1974-1975, y otros.

Trabajó en el campo de la docencia del diseño, además de ser cofundador del Taller de Artistas Gráficos Asociados (Taga) y del Centro de Enseñanza Gráfica (Cegra).

AlirioPalacios-Ascaso2014web

Fue comisario en una serie de eventos artísticos nacionales en el extranjero, y dirigió el Venezuelan Art Center en Estados Unidos.

Recibió numerosas reconocimientos, entre ellos el Premio Nacional de Artes Plásticas 1977; el primer premio del II Salón de Dibujo Actual de Venezuela, Fundarte, Caracas, 1980; premio adquisición de la I Bienal Nacional de Artes Visuales, Museo de Bellas Artes, Caracas, 1981, y el Premio Andrés Pérez Mujica, Salón Arturo Michelena, Valencia, 1981.

El artista dejó un legado de creaciones y sus caballos: “La escultura me sirve para experimentar y le ha dado fuerza a mi obra, pero para mí el dibujo lo es todo. Soy dibujante y grabador. Veo la seriedad de un artista que se compromete con problemas del arte muy complicados“, afirmó en su oportunidad Palacios. |FD   /CP