(Foto: Twitter).
(Foto: Twitter).

Caracas, 29 de abril de 2017.- La ministra del Poder Popular para Relaciones Exteriores, Delcy Rodríguez, aportó este sábado nuevas evidencias que demuestran que el joven Juan Pablo Pernalete Llovera, de 20 años. muerto durante una manifestación de la derecha en Caracas, el pasado 26 de abril, no falleció por el impacto de un artificio lacrimógeno como replicaron automáticamente medios internacionales.

“Los elementos que hemos aportado hoy desvirtúan esa versión. Hemos hecho un llamado a que la noticia sea presentada de la forma más objetiva posible. El lenguaje así lo permite. En lugar  de señalar la responsabilidad de forma absoluta, existen palabras como las presunciones o la atribución a un tercero, cosa que no ha ocurrido porque la media internacional señaló como causa de la muerte el impacto de un artificio lacrimógeno. Eso no ocurrió y nosotros hemos suministrado importantes y suficientes elementos para abundar en esta investigación”, dijo al salir de una reunión con periodistas en la sede de la Cancillería en el centro de Caracas.

La diplomática, que presidió el encuentro junto con el ministro del Poder Popular para la Comunicación y la Información, Ernesto Villegas, lamentó la muerte del joven venezolano, estudiante.

“Transmitimos nuestras condolencias a sus familiares, amigos por este penoso fallecimiento donde la causa se la atribuyen a las fuerzas de seguridad ciudadana en Venezuela”, dijo.

Indicó que este encuentro debe darse de forma periódica para que los corresponsales pueden tener acceso a información y a datos válidos y se pueda establecer un intercambio sobre cómo se construyen las noticias.

La Ministra acotó la denunciada estrategia de la construcción de los ‘falsos positivos’. “Venezuela ha reiterado la denuncia sobre  cómo las corporaciones mediáticas son responsables de las guerras imperiales porque preceden, con los falsos positivos, intervenciones internaciones como en el caso de Siria.

“Las similitudes en la construcción de hechos que no existen es lo que justifica acciones violatorias del derecho internacional; eso ha sido nuestra preocupación”. /