Caracas, 15 de marzo de 2017.- Un nutrido equipo de arquitectos trabajó día y noche en la construcción de la Flor de los Cuatro Elementos, diseño que decora el sarcófago que guarda los restos inmortales del Presidente Hugo Chávez en el Cuartel de la Montaña.

Foto: Archivo
Foto: Archivo

El diseño del monumento, realizado por el arquitecto Fruto Vivas, representa fuego, viento, tierra y agua; emulando la metáfora del renacer de la Patria. A la izquierda de la flor está una imagen de Simón Rodríguez y a la derecha una de Ezequiel Zamora.

El fuego representa la intensidad de los ideales de Chávez, sustentados en el Libertador Simón Bolívar.

El viento corre libre por el espacio, que vio crecer el proceso de la Revolución, el 4 de febrero de 1992 y que viene desde Miraflores, lugar donde se hicieron realidad los sueños del Comandante Eterno Hugo Chávez.

La tierra refleja la firmeza de la roca, ideales inculcados en la patria; mientras el agua que brota en la fuente del sarcófago representa el amor irrenunciable que entregó el líder de la Revolución Bolivariana hasta el último minuto.

“Yo propuse que el Comandante Eterno Hugo Chávez debía estar sobre una flor y un espejo de agua, los cuales se aprobaron. Lo más lindo de ese diseño fue el volumen de gente que trabajó sin dormir”, aseguró arquitecto Fruto Vivas.

Reveló que fue el clima tropical que caracteriza al país, lo que lo inspiró a proponer una flor para la decoración fúnebre. “Fue una experiencia hermosísima la construcción de la Flor de los Cuatro Elementos”, añadió Vivas.

Los cuatro elementos: tierra, fuego, viento y agua “están en la simbología de casi todas las culturas, y hacerlo y ponerlo como referencia para el monumento a Chávez me pareció extraordinario”.

Fuente: albaciudad.org/ minci.gob.ve