AJA
Foto: Archivo

A pesar de que la ONU establece el 8 de marzo como Día Internacional de la Mujer, en 1977, hay que destacar que esta iniciativa recorrió el siglo XX gracias a organizaciones socialistas.

En 1910 la Internacional Socialista proclamó el Día de la Mujer, con carácter internacional, a favor de los derechos de la mujer y para conseguir el sufragio femenino universal. En 1911 este día se comenzó a celebrar el 19 de marzo, cuando millones de mujeres exigían derecho al trabajo, ocupar cargos públicos, formación profesional y no discriminación laboral.

En el siglo XXI, la Revolución Bolivariana que lideró nuestro padre Hugo Chávez, abrió todas las puertas de participación y protagonismo al género que amamantó y formó los principios de nuestra idiosincrasia.

Venezuela es ejemplo en la región y el mundo de la inclusión femenina en los espacios sociales y políticos nacionales e internacionales. Nuestras mujeres han demostrado tener mucha capacidad para asumir compromisos en la recuperación de la democracia, así como lo hicieron nuestras heroínas por la libertad. La historia de la Patria de Bolívar ha estado protagonizada por mujeres que oponiéndose a los sistemas endógenos y exógenos, lucharon contra la opresión y la aniquilación del pueblo.

Podemos representar a todas estas protagonistas en la figura de dos mujeres que día a día batallan por la defensa de la independencia nacional, la Primera Combatiente Cilia Flores, y la Primera Almirante en Jefe, Carmen Meléndez; quienes han asumido con altura su compromiso y junto a todas las mujeres venezolanas abren su pecho y alzan su voz en defensa de todas las reivindicaciones que han obtenido gracias a la Revolución Feminista, que en menos de dos décadas reivindicó más de 200 años de olvido y exclusión.

Desde hace más de 15 años nuestras mujeres están representadas por un sistema revolucionario que las cobija y las hace protagonistas; por esta razón acompañaron al presidente Chávez, y acompañan al presidente Maduro en la batalla librada contra el imperialismo que se empeña en volver a someternos.

El sistema opresor sabe lo fundamental que es la mujer para cualquier sociedad, por eso su empeño en mantenerla oprimida. Hoy vemos como en esta guerra contra el neoliberalismo, los cañones del enemigo arremeten contra la psiquis de la madre, de la hermana, de la abuela y de todas las mujeres.

No en vano los contenidos que difunden a través de sus medios y por las redes sociales hacen mención a la inseguridad social, al desabastecimiento, a la falta de medicinas y demás insumos vitales que esconden para llevar a cabo esta guerra económica y bloqueo contra Venezuela.

El presidente Nicolás Maduro con su compromiso revolucionario llevó este miércoles 8 de marzo al Panteón Nacional, tres iconos femeninos que recogen toda la disposición de la mujer venezolana. La indígena Apakuana, la Negra Hipólita y la Negra Matea llegaron a nuestro Panteón sagrado para acompañar a nuestra guerrera Juana La Avanzadora.

Estas 4 mujeres juntas simbolizan la capacidad que  tiene la mujer para mantener la unidad desde el hogar, la comuna y la oficina, en beneficio de todo deseo de evolución y libertad para nuestra Venezuela.