Caracas,  16 de mayo de 2017.- El ministro del  Poder Popular para Hábitat y Vivienda, Manuel Quevedo,  manifestó que Venezuela es un punto estratégico para la red comercial de cooperación internacional de la Franja y la Ruta, que conectará Asia, Europa y África.
chi3

Estas declaraciones las ofreció en el I Foro de Cooperación Internacional de la Franja y la Ruta que se efectúa en Pekín, al conceder una entrevista exclusiva a la cadena de televisión asiática CGTN, donde señaló la importancia de participar en este espacio que brinda oportunidades a más de 100 países en el mundo.

Refirió que la propuesta que lleva Venezuela a este foro económico internacional se circunscribe al intercambio energético,  ya que nuestro país está ofertando a China un cinco por ciento del petróleo  que  consume.

También agregó que  a través de la diversificación económica se promueven convenios importantes en el sector construcción,  así como de infraestructura, vivienda, y energía eléctrica.

chi2

“En materia de inversión Venezuela ofrece toda una gama de oportunidades en el área de infraestructura y conectividad para Latinoamérica. Venezuela es la puerta de entrada a Suramérica, es un punto para expandir esta franja y ruta en América Latina”, dijo.

Destacó que nuestro país  tiene una ubicación geográfica estratégica,  por estar  al norte del continente y ofrecer  numerosas  facilidades comerciales.

En cuanto a las palabras del presidente de China, Xi Jinping sostuvo que Venezuela respalda los objetivos expresados por ese país así y confirma su interés por fomentar “la complementariedad, la unión de los países, siempre y cuando sea respetando la soberanía e independencia de las naciones”.

El I Foro de Cooperación Internacional de la Franja y la Ruta se celebra en Pekín los días 14 y 15 de mayo con la participación de 29 jefes de Estado, así como delegados de unos 130 países, y su objetivo construir una red de infraestructuras y comunicaciones, así como crear una plataforma de cooperación económica que conecte a países de Asia, Europa y África, reeditando las antiguas vías comerciales de la Ruta de la Seda.